“La españa de siempre va como siempre”

LA ESPAÑA DE SIEMPRE VA COMO SIEMPRE

Lo que debiera cambiar…pero no cambia nunca…y ya pueden pasar siglos

La estupidez gregaria, la mediocridad y la ignorancia

¿Por qué el carácter español es ensoberbecido? Porque es un carácter cuartelero, modelado por tópicos segregados por la Oligarquía. Conquistaron las Américas, gran hazaña, pero no hay que olvidar que los indios vivían en el Neolítico, sin hierro ni caballos ni armas de fuego ni escritura. Esto era motivo de gran soberbia. El oro de la esclavitud americana les dio ejércitos para medio dominar Europa durante casi siglo y medio. Más orgullo militaresco. De estas rentas de sangre y tesoros saqueados, leitmotiv central de la mentalidad oligárquica española, han confeccionado la fanfarronería española, su intolerancia, chulería, expansionismo y despotismo, que empapa tantas almas españolas y condena al país a la incultura, a la desidia y al subdesarrollo.

  • “El gran Cervantes, que había perdido el brazo en la batalla de Lepanto, contribuyendo a la victoria de aquella famosa jornada, llamado viejo e innoble manco por los literatos de su tiempo, tuvo que dejar pasar diez años entre la primera parte de su sublime Quixote” (“Les illusions perdues”, 1843, de Honoré de Balzac, 1799-1850, novelista realista-romántico).
  • “Lejos de nosotros la funesta manía de pensar” (Atribuído al rector de la extinta universidad borbónica de Cervera, Catalunya, con motivo de la visita del rey absolutista Fernando VII)
  • “Los españoles, o son católicos, o son racionalistas. Los católicos lo esperan todo del milagro. Los racionalistas lo esperan todo de la Lotería Nacional” (Manuel Ruiz Zorrilla, 1833-1895, político castellano progresista y conspirador revolucionario antiborbónico).
  • “En España es herejía de tener sentido común” (Juan E. de Harzenbusch, 1806-1880, dramaturgo español).
  • “¡Pobre España, tan santa y tan humilde y tan buena!” (El rector integrista Inocencio, en “Doña Perfecta”, 1876, de Benito Pérez Galdós,1843 – 1920, narrador y dramaturgo realista).
  • “Aunque prometiéramos al mallorquín, y aun al español en general, proveernos en su país y decuplicar su riqueza, no cambiarían para nada sus costumbres, puesto que menosprecian tan profundamente la renovación que viene del extranjero, y sobre todo de Francia, que no sé si hasta por dinero (este dinero que, a pesar de todo, en general no desprecian) se resolverían a cambiar en algo la costumbre heredada de sus padres” (“Un hiver á Majorque”, 1838, per George Sand, 1804-1876, novelista romántica parisina).
  • “No comprendo bién el entusiasmo que ha habido en la España del s. XIX por cultivar la mezquindad” (“Las Inquietudes de Shanti Andia”, 1910, de Pio Baroja, 1872-1956, novelista y médico vasco de la generación del 98).
  • “Son españoles los que no pueden ser otra cosa” (Cánovas del Castillo, Jefe del Gobierno español caciquista y conservador cuando los redactores de una nueva Constitución no acertaban a definir quién y qué es ser español).
  • “Nuestra raza tiene cualidades de una esencia superior. Por sí sola constituye una nobleza separada de Europa, ignorante de todo lo que no es ella misma y encerrada en sus tierras como en una muralla de parque” (Discurso de un señorito andaluz a “La Femme et le pantin / La mujer y el pelele”, 1898, de Pierre Louÿs, escritor francés).
  • “En España, de diez cabezas, nueve embisten y una piensa” (“Proverbios y cantares”, 1909, Antonio Machado). “Todo lo ignorado es rechazado”
  • “Este hombre del casino provinciano
    que vio a Carancha recibir un día,
    tiene mustia la tez, el pelo cano,
    ojos velados por melancolía;
    bajo el bigote gris, labios de hastío,
    y una triste expresión, que no es tristeza,
    sino algo más y menos: el vacío
    del mundo en la oquedad de su cabeza.
    Aún luce de corinto terciopelo
    y un cordobés color de caramelo,
    pulido y torneado
    (…) prisionero en la Arcadia del presente,
    le aburre; solo el humo del tabaco
    simula algunas sombras en su frente.
    Este hombre no es de ayer ni es de mañana,
    sino de nunca; de la cepa hispana
    no es el fruto maduro ni podrido,
    es una fruta vana
    de aquella España que pasó y no ha sido,
    esa que hoy tiene la cabeza cana”
    (“Del Paso Efímero”, Antonio Machado, 1875-1939, poeta lírico andaluz republicano, muerto en el exilio del terror franquista).

forgesysociedadinsolida%5B1%5D

  • “ -Nuestro español bosteza.
    ¿Es hambre? ¿Sueño? ¿Hastío?
    Doctor, ¿tendrá el estómago vacío?
    —El vacío es más bien en la cabeza”
    (Campos de Castilla, 1917, Antonio Machado, 1875-1939, poeta lírico andaluz republicano, muerto en el exilio del terror franquista)
  • “España y Castilla miserables
    Ayer y hoy dominadoras,
    Tu cultura llena de andrajos
    Desprecia cuanto ignora”
    (Antonio Machado, 1875-1939, poeta lírico andaluz republicano, muerto en el exilio del terror franquista).
  • “¡Ay, desdichada España! País de negruras, de fuego y horror. Apoteosis de la imbecilidad dirigida por curas lujuriosos, toreros, chulos, prostitutas sin alma, ladrones de frac e ignorantes de fe. ¡Ay, divino país de colores, de apasionamientos, de sonidos y religiosidad campestre! ¡Ay! ¡Ay, tierra mártir de unos cuantos espectros del mal que manan en tus ricos senos tu pureza y tu hermosura!  ¡Ay, pueblo débil y durmiente que has asesinado a Alonso Quijano el Buelo! ¡Ay, multitud fría y sin alma que abandonas a los Cristos que salen salen a redimirte…! ¡Ay, moribunda España! Hombres sin sangre y sin bríos amordazados por los vampiros de la noche de la razón.. Desdichado país cubierto de cipreses de muerte… Estabas hundido en los ponzoñosos lagos de los crímenes políticos y unos caballeros andantes del bien te quisieron salvar … ¡Ay, y no pudieron porque tu corazón no se despertó del todo y volcaron sobre él la fuerza eternamente injusta! ¡Ay, mártires de las ideas de la fraternidad calumniados por los eternos comediantes del mal! Nubes de apasionamiento y romanticismo que os disolvieron antes de que escanciarais vuestros perfumes…” (“El patriotismo-Invocación”, 29·X·1917, Federico García Lorca, 1898-1936, poeta y dramaturgo republicano andaluz de la Generación del 27, asesinado por el terrorismo franquista).
  • “Juanito Pacheco, PACHEQUÍN el barbero, cuarentón cojo y narigudo, con capa torera y quepis azul, rasguea la guitarra sentado bajo el jaulote de la cotorra, chillón y cromático. DOÑA LORETA, la señora tenienta, en la raja de una casa fronteriza, se prende un clavel en el rodete. Pachequín canta con los ojos en blanco.
    PACHEQUÍN: A tus pies, gachona mía, pongo todo mi caudal: Una jaca terciopelo, un trabuco y un puñal…”
    LA COTORRA: ¡Olé! ¡Viva tu madre!”
    “La última beata vuelve de la novena. Arrebujada en su manto de merinillo, pasa fisgona metiendo el hocico por rejas y puertas. En el claro de luna, el garabato de su sombra tiene reminiscencias de vulpeja. Escurridiza, desaparece bajo los porches y reaparece sobre la banda de luz que vierte la reja de una sola baja y dominguera, alumbrada por quinqué de porcelana azul (…) Don Friolera, en el reflejo amarillo del quinqué, es un fantoche trágico. La beata se acerca, y pega a la reja su perfil de lechuza” “El billar de DOÑA CALIXTA: Sala baja con pinturas absurdas, de un sentimiento popular y dramático. –Contrabandistas de trabuco y manta jerezana; manolas de bolero y calañés, con ojos asesinos; picadores y toros, alaridos del rojo y del amarillo-. Curro Cadenas toma café en la mesa más cercana al mostrador, y conversa con la dueña, que sobre un fondo de botillería destaca su busto propincuo, de cuarentona” (“Los cuernos de Don Friolera”, de Ramon del Valle Inclán, escritor del esperpento).

2044902-2833532

  • “Sólo en España se tiene la inteligencia por peligrosa: no en Europa” (Isabel Álvarez de Toledo, aristócrata e historiadora andaluza).

El arribismo

  • “…todos mis trabajos y fatigas hasta entonces pasados fueron pagados con alcanzar lo que procuré, que fue un oficio real, viendo que hoy nadie que medre sino los que le tienen” (“El Lazarillo de Tormes”, Tratado 7º).
  • “Hay que avanzar un poco más en el tiempo para encontrar ya el tipo de español para el que los distintos grados de la carrera inquisitorial no suponen más que otros tantos peldaños en un “cursus honorum” que se ajusta a aquel proverbio castellano de “Iglesia, o mar, o casa real, quien quiera medrar”; porque muchos hijos de familias de simples hidalgos, y aun de villanos, alcanzaron a través de la Iglesia situaciones de excepcional importancia, y no pocos manifestaron de modo inequívoco su ambición e impaciencia en esta carrera hacia las cúspides” “…y que al ir unos caballeros a darle la enhorabuena, replicó, avinagrado: “Mas sea mucho de enhoramala que me han dado oficio con que os queme”. Para aquel prelado, el cargo de gran inquisidor era poco, sin duda. Del cardenal Espinosa, inquisidor general de la época de Felipe II, las anécdotas expresivas de ambición y soberbia no son menos abundantes. De otros las hay que indican fuerte apego a los bienes de este mundo. Del Cardenal Quiroga, arzobispo de Toledo y gran inquisidor, también se contaba que en cierta ocasión en que venía al caso oyó decir a alguien: “Triste cosa es morirse un hombre y no irse al cielo”. A lo que replicó: “Y aunque vaya” “Don Diego de Simancas…su autobiografía nos lo pinta como a un ambicioso sin satisfacer, como envidioso de los honores y cargos públicos concedidos a otros, como soberbio en cuanto a los propios méritos y persuadido de que sus prejuicios era dogmas. Muy católico a su manera, que era la de otros españoles de su generación: una manera que le permitía criticar la posición de Roma frente al antes citado asunto de los estatutos de limpieza (de sangre)” (“El señor Inquisidor”, de Julio Caro Baroja, historiador y antropólogo)
  • “El rango sociopolítico de la nobleza inoculará en el tejido cultural de la Península el virus de la emulación desmedida. Víctima de él, la sociedad castellana perseguirá el ennoblecimiento como supremo objetivo social entorpeciendo así cualquier vía renovadora en siglos futuros, con su desprecio del trabajo manual, su obsesión por la limpieza de sangre y su empeño por traspasar el umbral de clase, una vez alcanzado cierto estatus económico, en perjuicio de los negocios productivos” (“Breve historia de España”, de Fernando García de Cortázar, miembro del Patronato de Honor de la “Fundación para la Defensa de la Nación Española” y José Manuel González Vega).
  • “Esto decía yo, despeñado como corcel salvaje, por los derrumbaderos de mi fantasía; y ya habrá observado el lector que, al suponerme amado por una mujer poderosa, mis primeras ideas versaron sobre mi engrandecimiento personal, y el ansia de adquirir honores y destinos. En esto he reconocido después la sangre española. Siempre hemos sido los mismos”
  • “Esa no es gente formal, Gabrielillo; y yo lo que veo es que el heredero tiene muchas ganas de serlo antes de que muera su padre, aunque es de creer que el canónigo de Toledo y otros personajes le tienen sorbidos los sesos, y serían capaces de obligarle a ser mal hijo, con tal que ellos pudieran después echarse al cuerpo los mejores destinos. Esa gente de arriba es muy ambiciosa, y hablando mucho del bien del reino, lo que quiere es mandar” (“La Corte de Carlos IV” de Benito Pérez Galdós, 1843-1920, narrador y dramaturgo realista canario).
  • “-¿Por qué no? -respondí enfáticamente-. ¿Pues para qué son los destinos sino para darlos a todos los españoles que necesitan de ellos?” (“1808”, de Benito Pérez Galdós, 1843-1920, narrador y dramaturgo realista canario; “destinos” se refiere a oficios burocráticos de Estado designados a dedo, es decir, “enchufes”).
  • “Los dos partidos que se han concordado para turnarse pacíficamente en el Poder son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto. Carecen de ideales, ningún fin elevado los mueve; no mejorarán en lo más mínimo las condiciones de vida de esta infeliz raza, paupérrima y analfabeta. Pasarán unos tras otros dejando todo como hoy se halla, y llevarán a España a un estado de consunción que, de fijo, ha de acabar en muerte. No acometerán ni el problema religioso, ni el económico, ni el educativo; no harán más que burocracia pura, caciquismo, estéril trabajo de recomendaciones, favores a los amigotes, legislar sin ninguna eficacia práctica, y adelante con los farolitos… Si nada se puede esperar de las turbas monárquicas, tampoco debemos tener fe en la grey revolucionaria (…) No creo ni en los revolucionarios de nuevo cuño ni en los antediluvianos (…) La España que aspira a un cambio radical y violento de la política se está quedando, a mi entender, tan anémica como la otra. Han de pasar años, tal vez lustros, antes de que este Régimen, atacado de tuberculosis étnica, sea sustituido por otro que traiga nueva sangre y nuevos focos de lumbre mental” (1912, a “La fe nacional y otros escritos sobre España”, Ed. Rey Lear, p. 69, de Benito Pérez Galdós, 1843-1920, narrador y dramaturgo realista).
  • “Algunas pruebas de la realidad caciquil de aquellos tiempos. Un par de telegramas de gobernadores civiles: “Gobernador civil de Granada a don Antonio Maura, ministro de la Gobernación.
    “He recibido su carta, en la que me dice los nombres de los amigos que (…) serán preferidos por el Gobierno. Procuraré apoyar dichas candidaturas, siguiendo en todo en todo las instrucciones que usted ha dado…” (“España: la quiebra de 1898”, 1986, de Manuel Tuñón de Lara, 1915-1997, historiador castellano).
  • “(…) Bosteza de política banales
    dicterios al gobierno reaccionario,
    y augura que vendrán los liberales,
    cual torna la cigüeña al campanario (“Del Paso Efímero”, Antonio Machado, 1875-1939, poeta lírico andaluz republicano, muerto en el exilio del terror franquista).
  • “En España, lo que se paga no es el trabajo, sinó la sumisión” (Pio Baroja, 1872-1956, escritor y médico).
  • “EL GENERAL: Eso mismo de que soy un viva la virgen prueba que no me guía la ambición, sino el amor a España” (“La Hija del Capitán”, 1927, esperpento de Ramón María del Valle-Inclán, 1866-1936, escritor modernista gallego).
  • “El poder no conoce la misericordia. No tiene amigos de conciencia. Un dia preguntaron a Juan March (*) por qué no se dedicaba a la política y el contestó «para qué, si ya mando en los políticos. Los políticos no hacen más que lo que el dinero les deja hacer” (Pedro Ruiz, 2002 Periodista, escritor y presentador). (*) El banquero que financió el golpe de Estado militar de Franco contra la II República.

La mala administración, malgastadora y megalómana

  • “Toda la acción pública de los ciudadanos españoles consiste a batirse para poder recoger la manzana suculenta del árbol del poder, plantado en la capital de la monarquía” (1892, Josep Torras y Bages, 1846-1916, obispo catalán).
  • “Un salón con grandes cortinajes de terciopelo rojo, moldurones y doradas rimbombancias. Lujo oficial con cargo al presupuesto” (“La Hija del Capitán”, 1927, esperpento de Ramón María del Valle-Inclán, 1866-1936, escritor modernista gallego).
  • “Los castellanos atribuyen al fatalismo que se hunda la hacienda pública o se pierdan las colonias. Tienen un concepto equivocadísimo de la administración. No cultivan la riqueza, no la fomentan, como los catalanes, sino que lo explotan, la dilapidan. Ellos ven como se disminuye el tesoro público, pero no suprimen “las carrozas” (Antoni Gaudí i Cornet, 1852-1926, genio catalán de la arquitectura mundial). O sea, que al menos hace ya un siglo que no eliminaban el exceso de “coches oficiales”: ningún problema o exceso actual parece ser realmente nuevo de ahora.
  • “Anticatalanes han sido siempre la nube de burócratas que desde la caída de Cataluña hasta ahora han venido a tierra catalana. Es un odio que el dominador déspota siente hacia aquellos que no quieren agacharse dócilmente a su dominación. La verdad es ésta. Lo que se diga en sentido contrario es artificio de retórica, ceguera voluntaria o producto de hipocresía” (Rovira i Virgili, político catalán).
  • “España no es un país, es una burocracia. El burócrata de la administración española suele ser un pobre diablo mal educado, enemigo del pueblo que lo mantiene (…). Los organismos burocráticos oficiales de España han sido unas máquinas perfectas de enviar en serie a sus ciudadanos a la mierda. Una vergüenza para lo que dicen que representan y un insulto para los gobernados. En Cataluña han sido, además, un instrumento de invasión demográfica y de dominio colonial. El estado español, déspota, vividor, sanguijuela, parásito, ha tenido en su estúpida burocracia su exponente más fiel” (Josep Armengou, Berga 1910-1976, escritor catalán).

La corrupción protegida

  • “En verdad que roba de una manera demasiado escandalosa, pero, mirad, esto ya es tan común…, y, además, cuando le acusan nuestros adversarios no hace falta que se lo deje en los cuernos del toro” (“El Criterio”, de Mn. Jaume Balmes, 1810-1848, sacerdote y filósofo catalán, repitiendo las justificaciones a la corrupción de hace casi dos siglos).
  • “¿Quién es el español que ha pasado veinticuatro horas sin ocuparse una vez siquiera de la inmoralidad que nos devora? “Yo no soy político -dice uno-, pero sería partidario de cualquier gobierno que nos diera moralidad”. “España está irremisiblemente perdida -observa otro- si no se moraliza su administración”. “A este gobierno (sea cual sea) -dice un tercero- le matará la inmoralidad”. Quiere éste empezar un pleito y el temor a la inmoralidad le detiene. Piensa aquél proponer al gobierno un negocio que enriquecería, dice, a una comarca entera, y por la inmoralidad se retrae. Al oír tales y tan continuadas lamentaciones, no parece sino que todos los españoles sintamos hambre de moralidad, y que el gobierno y la administración sean los únicos que con su inmoralidad nos perturban.
    Esos banqueros que, estrujando los últimos restos de la pública riqueza, doblan y triplican en un mes los capitales que no poseen, tratando con los gobiernos, son verdaderos Jeremías cuando se conversa sobre moralidad.  ¿Existe verdaderamente tanta inmoralidad como se dice? ¿Es ésta patrimonio exclusivo de la administración y del gobierno? Y la contestación que nos hemos dado siempre ha sido verdaderamente desconsoladora. No sólo existe la que se dice, sino mucha más.  Hay inmoralidad en los gobiernos y en la administración, pero sólo la que hay por todas partes en España; la misma que en el comercio, que en la bolsa, que en las administraciones de intereses particulares. Obsérvese que el origen de la mayoría de las grandes fortunas, si no es turbio, por lo menos no es claro. España, que es uno de los países de Europa en que hay menos movimiento comercial e industrial y en que menos se inventa, es sin duda el país en que se ven más fortunas improvisadas o reunidas en pocos años.
    Si se quiere, pues, rebajar la inmoralidad de España al nivel de la de otras naciones europeas, no hay más camino que fomentar el negocio decente” (1877, Valentí Almirall Llozer, 1841-1904, abogado barcelonés, periodista y político republicano-federalista).
  • (A lo largo del s. XIX, España) “exhibió todos los síntomas de una putrefacción prolongada y falta de gloria” (Artículos sobre la España revolucionaria en el “New York Herald Tribune”, 1854).
  • “En la discusión de las Actas de Granada en el Congreso de los Diputados (elecciones de 1891) leemos lo siguiente, en la referente a la sección 22 de la capital: “el notario observó que a las nueve y media de la mañana habían votado veintinueve persona y la urna tenía ya más de cien papeles” “Leemos cuando las elecciones de 1891 (las primeras de sufragio universal bajo la Restauración) que “consta en Acta de Alhama coacciones contra los electores; se les aseguraba que si no votaban al señor Angulo del Prado perderían la cosecha”. Dos interventores fueron detenidos; el alcalde de Salobreña les había dicho: “Ya saben ustedes que están detenidos para que no asistan a la junta de escrutinio, porque ustedes hubieran presentado protestas.” Lo que parece poco al lado de lo sucedido en el pueblo de Peligros, donde el cacique granadino marqués de Sardoal obtuvo 665 votos, “éxito” sin par si se tiene en cuenta que, según el censo dicha localidad contaba 568 habitantes varones y 569 mujeres (sin voto)” (“España: la quiebra de 1898”, 1986, de Manuel Tuñón de Lara, 1915-1997, historiador castellano).
  • “El juez, el fiscal, el magistrado, sirven para preparar una circunscripción o un distrito a gusto de un ministro, o de un personaje, o de un cacique. Mas estos magistrados son los que hacen mayores progresos en su carrera, los que llegan los primeros a los puestos importantes.” (“Es Gamazo quien habla”, palabras de Gamazo recogidas en “El Imparcial” de 21 de marzo de 1891).
  • “Felicísimo país nuestro, donde la levita ministerial, la toga y el blasón no delinquen nunca!” (Santiago Ramon y Cajal, 1852-1934, dramaturgo, profesor y médico navarro, Premio Nobel de Medicina).
  • “En España no se premia el mérito. Se premia el robo y ser sinvergüenza. En España se premia todo lo malo” (“Luces de Bohemia”, Ramon del Valle Inclán, escritor gallego del esperpento español).
  • “España todavía está peleando por salir de la más dolorosa crisis económica de la era democrática, en un momento en el que prácticamente todas las instituciones, desde la monarquía hasta la justicia, muestran síntomas de putrefacción” (Editorial del 4 de febrero de 2013 del “Financial Times”, periódico inglés e internacional de finanzas).

La astucia, la falsedad de los gobernantes

  • “…hay tiempos y casos en que el sufrimiento (=concesiones) y disimulación (=maquiavelismo) valen mucho y es más necesario en esos reinos (=Confederación catalanoaragonesa) donde se ayudan de privilegios y libertades, que en otras partes (=Castilla) donde el mando y poderío real es absoluto” (Carta del Emperador Carlos I de Habsburg al virrey de València, Diego Hurtado de Mendoza, 1520, durante las Germanias.  Evidentemente, esta ha sido siempre la táctica del absolutismo castellano-español cuando se ha vista relativamente débil).
  • “La restauración borbónica, tan mezquina en Francia como en España, necesitaba aumentar la importancia de los hechos para adquirir ese prestigio que tan necesario es a los tiranos” (Año 1823 en “La Araña Negra”, 1892, de Vicente Blasco Ibañez, 1867-1928, escritor valenciano republicano).
  • “¿El caciquismo? Feudalismo de nuevo género…y por virtud del cual se esconde, bajo el ropaje del Gobierno representativo, una oligarquía” (D. Gumersindo de Azcárate, 1840-1917, filósofo y político leonés).
  • “Según la contabilidad de la recaudación de cédulas personales, en el año 1890 solamente 121.778 personas tenían sueldos superiores a 1.230 pesetas al año o pagaban contribuciones directas de más de 300 pesetas. La política estaba tan reservada como la economía a grupos minoritarios. Todavía en 1886 no habías más que el 2,1 por 100 de la población que poseyese derechos electorales. La ley de sufragio universal de 1890 había sido votada con el propósito de no respetarla (y aunque se hubiese respetado, las zonas y distritos rurales necesitaban, de hecho, menos votos por diputado que las urbanas)”   “Dentro de ese medio de la Institución Libre de Enseñanza, resulta de imprescindible referencia para nuestro trabajo la obra de Gumersindo de Azcárate El régimen parlamentario en la práctica (1885). Azcárate, estudioso del Estado democrático liberal, choca con la realidad existente. Define el caciquismo como “Constitución real” de España (la idea, en política, había sido ya formulada por Lasalle, pero estaba inédita en nuestra patria). Duro con el caciquismo, lo califica de “feudalismo de un nuevo género, cien veces más repugnante que el feudalismo de la Edad Media, y por virtud del cual se esconde bajo el ropaje del Gobierno representativo una oligarquía mezquina, hipócrita y bastarda” (“España: la quiebra de 1898”, 1986, de Manuel Tuñón de Lara, 1915-1997, historiador castellano).
  • “Todas las historias de los pueblos tan llenas de horrores sirven de guía a la juventud en vez de ampararse en la inefable luminosidad del Evangelio de Jesús. Desde nuestros primeros años nos predican la guerra como cosa necesaria para la gloria de la patria. El patriotismo borró de la historia a los espíritus débiles pero llenos de amor… Cuando en la historia nos quieren hablar de Dios, aparece la espantosa Inquisición. Cuando de formas de pedir misericordia, aparece aquel formidable espíritu del mal llamado Domingo de Guzmán. Cuando nos hablan de la fe en el más allá, nos enseñan la execrable figura del rey Carlos, el encantado por Barrabás. El maestro se levanta y dice: “¡Amar a España! En sus dominios no se ponía nunca el sol”. ¡Ay, nuestras gloriosas tradiciones!. Todas incubadas en la maldad y amparadas cobardemente a la sombra augusta de la cruz… España tomó para encubrir sus maldades a Cristo crucificado. Por eso aún vemos su ultrajada imagen por todos los rincones. Con el nombre de Jesús se tostaban hombres. En el nombre de Jesús se echó a la ciencia de nuestro suelo. Con el nombre de Jesús ampararon infamias de la guerra. Con el nombre de Jesús inventaron la leyenda de Santiago guerrero. Toman la luz y la hacen oscuridad. Toman la paz y la hacen luchas. Toman la gloria del amor eterno y crean la fuerza para amordazar conciencias. Éstos son crímenes de lo que llaman patriotismo. Éstas son aureolas de la bandera española” (“El patriotismo-Invocación”, 29·X·1917, Federico García Lorca, 1898-1936, poeta y dramaturgo republicano andaluz de la Generación del 27, asesinado por el terrorismo franquista).
  • “La táctica del PP y de los Gobiernos españoles en general se basa en ir sumando mentiras, hasta que la situación para el ciudadano corriente queda tan sumamente oscurecida que nunca atinará con soluciones justas ni realistas y siempre será presa fácil de sus manipulaciones y artimañas demagógicas. El pueblo acaba siendo un pelele ciego en manos de la Oligarquía” (De Internet).

El despotismo. La miseria y opresión contra la población civil

  • “Reina, reina! Nuestro pueblo es libre, y no está subyugado como lo está el pueblo de Castilla: ellos nos tienen a Nós como señor y Nós a ellos como buenos vasallos y compañeros” (Alfons “el Benigne”, conde-rey catalano-aragonés a su mujer la intrigante Leonor de Castilla, en València, después de la embajada del héroe civil Vinatea, la cual paró uno de los primeros intentos del imperialismo aristocratizante castellano para subyugar al Reino valenciano y Tortosa, principios del s. XIV).
  • “Si diésemos audiencia cuatro días, serían de españoles todos cuantos se entrasen a quejar” («Los baños de Argel», vv. 2532-4, de Miguel de Cervantes).
  • “Líbrete Dios de la enfermedad que baja de Castilla y del hambre que sube de Andalucía” (“Guzmán de Alfarache”, 1598, de Mateo Alemán, 1547-ca. 1614, escriptor de la picaresca castellana, sobre la peste de 1557).
  • “…la mayoría de los que ejercieron el cargo (de inquisidor) hasta medianos del s. XVIII debieron morir sin dudar ni por un momento sobre su importancia y excelencia, e incluso contentos del respeto un poco terrorífico que inspiraban (los inquisidores profesionales) dio lugar a algunos cuentos y anécdotas, como la del labrador, que al oír que un inquisidor alababa los frutos de un árbol que tenía en su huerto, lo arrancó y se lo mandó como obsequio o para no complicar sus relaciones” “…en un mundo en el que la herejía triunfaba, en el que ingleses, alemanes, holandeses y aun franceses vivían con una “libertad de conciencia” que aquí se reputaba escandalosa” (“El señor Inquisidor”, de Julio Caro Baroja, historiador y antropologo).
  • “¿Quién podrá persuadirnos, a que en un solo día, querramos consentir que se entronize sobre los Catalanes la Vanidad y Violencia Castellana? quede desengañada la vana presunción de los ministros de Madrid, pues vean nuestro Valor, y experimenten a su costa que no ha decaído en un punto, ni el Espíritu, ni el Honor, de la Nación Catalana” (Manuel Ferrer i Sitges, del Brazo Militar de Catalunya durante la guerra europea de Sucesión al trono de las Españas, 1714, ante el sitio de Barcelona por las tropas borbónicas).
  • “El oro y la plata que los Españoles adquieren á costa del sudor y trabajo de estos infelices nunca llega el caso de parar en sus manos; los frutos que produce la tierra á impulsos de sus brazos, o los ganados que guardan y crían, muy raro es el día que se alimentan con ellos; las ropas para el abrigo, o las mercadurías de mayor comodidad que van de España, no se les proporciona nunca el hacer uso de ellas, pues toda su manutención consiste en el maiz y yerbas silvestres, y todo su pobre vestuario, se ve ceñido a aquellas rústicas telas que texen sus mugeres, nada mejores de las que usaban en tiempo de la gentilidad; hasta la religión, como se verá después, es un motivo plausible para privarles de los pocos bienes temporales que han librado de la rapacidad de sus jueces y amos, sin recibir consuelo alguno espiritual, no siendo el espíritu de la religion lo que se les enseña, ni teniendo de cristianos cosa alguna mas que el vago nombre…” (Jordi Joan i Santacilia, marino y científico valenciano que envió un extenso memorial al rey sobre los abusos contra los amerindios, s. XVIII).
  • “Se formará (…) sobre todo en el continente de la América española, entonces convertida en inglesa, se formarán nuevas constituciones, que tendrán por principio y base la libertad… Es preciso haber purgado de franceses y españoles esas tierras esclavas y haber trasplantado allí a ingleses para llevar a ellas los primeros gérmenes de la libertad” (Chamfort [Nicholas-Sebastien Roch], 1741-1794, moralista ilustrado francés).
  • “Huid del país donde uno solo ejerce todos los poderes: es un país de esclavos” (Simón Bolívar, 1783-1830, militar y político criollo).
  • “En España no hay patria, ley ni gobierno (…) La justicia no es más que un fantasma. El fisco no respeta las lágrimas de la miseria. Los impuestos desordenados agotan al ciudadano y enriquecen viles eunucos favoritos, el erario está exhausto (…) La virtud es perseguida y el talento menospreciado…” (2 enero 1811, Discurso de Tomás Puig, 1771-1835, alcalde de Figueres).
  • “En Mallorca igual que en cualquier otro lugar de España, el abuso es todavía el primero de todos los poderes. No obstante, el viajero no oye jamás un lamento, porque al aceptar un régimen injusto, el débil se calla por temor y, cuando el mal está ya hecho, sigue callando por hábito” “Cuando nuestro viajero visitó la antigua residencia de los reyes de Mallorca, situada en el castillo de Bellver, encontró en su interior una cincuentena de prisioneros carlistas, cubiertos de harapos y casi desnudos; algunos, niños aún, comían en una escudilla con una alegría escandalosa una caldera de gruesos macarrones cocidos con agua.  Se encontraban custodiados por soldados que, con el cigarro en sus labios, tejían sus calcetines” (“Un hiver à Majorque”, 1838, por George Sand, 1804-1876, novelista romántica parisina).
  • “En España, y principalmente en tiempo de guerras, que son siempre aquí desmoralizadoras, suelen verse esas infames condescendencias para con los grandes, mientras persiguen sin piedad a los pequeños” (“Doña Perfecta”, 1876, de Benito Pérez Galdós, 1843-1920, narrador y dramaturgo).
  • “…y con esa infalibilidad de la policía que golpea siempre al más débil, aplicó a la mejilla de la pobre Concha un bofetón estúpido y brutal. Sin dignarse explicar aquella sentencia sumaria, hizo pasar a la niña a otro compartimiento, regresó él al suyo mediante otra zancada de sus botas caricaturescas y cruzó gravemente las manos sobre su sable, con la safistacción de haber restablecido el orden público” (“La Femme et le pantin / La mujer y el pelele”, 1898, de Pierre Louÿs).
  • “El cielo, se les  antoja, una vitrina de espuelas”
    (“Romance de la Guardia Civil Española”, de Federico García Lorca, 1898-1936, poeta y dramaturgo republicano andaluz, de la generació del 27, asesinadot por el terrorismo franquista).
  • (Los catalanes son) “los judíos de España” (Pio Baroja, 1872-1956, escritor y médico donostiarra).
  • “¡Muera la inteligencia! ¡Viva la Muerte!! Cataluña y el País Vasco, el País Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación! ¡El fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí!! Viva España!” (Millán-Astray discutiendo con Unamuno en el Paranimfo de la Universidad de Salamanca, 12 de Octubre de 1936).
  • “El poder no conoce la misericordia. No tiene amigos de conciencia. Un dia preguntaron a Juan March (*) por qué no se dedicaba a la política y el contestó «para qué, si ya mando en los políticos. Los políticos no hacen más que lo que el dinero les deja hacer” (Pedro Ruiz, 2002 Periodista, escritor y presentador). (*) El banquero que financió el golpe de Estado militar de Franco contra la II República.
  • “Hablo a la población reclusa: tenéis que saber que un preso es la diezmillonésima parte de una mierda” (Isidro Castrillón López, director franquista de la cárcel Modelo de Barcelona, en una alocución realizada a los encarcelados en abril de 1941).
  • “El Estado que como España, se adjudica por misión la propagación de la fe católica sin que se encuentre ni un solo cristiano; el estado que pierde miserablemente un imperio providencialmente adquirido, que pierde la personalidad internacional, que sostiene a punta de lanza a las castas feudales, el latifundio, la servidumbre, la estagnación económica y el hambre de la inmensa mayoría de la población como instituciones permanentes e invulnerables, no es un estado nacional, ni sociológico, ni un embrión de estado de ningún tipo, sino una empresa de cretinos, una reserva de retrasados que el mundo mira como experiencia única” (1957, de Manuel Serra i Moret, 1884-1963, fundador de la Unió Socialista de Catalunya, Presidente del Parlament catalán en el exilio).

La degradación y oscurantismo generales bajo lemas grandilocuentes

  • “Después de la tierra de estos, una vez pasados los Montes de Oca, hacia Burgos, sigue la tierra de los hispanos (“yspanici”), a saber, Castilla y Campos. Esta tierra está llena de riquezas, con oro y plata, feliz, con tejidos y yeguas fortísimas, fértil en pan, vino, carne, pescados, leche y miel; sin embargo, está desolada de árboles y llena de hombres malos y viciosos” (“Guide du Pèlerin», ca. 1140, Código atribuído a Aimeric de Picaud, monge francés, de Poitou, que describe su peregrinaje a Compostela).
  • “España, martillo de herejes, espada de infieles y forja de imperios…”, “Inquisidores, pícaros, caciques y soplones” (De un clásico del Siglo de Oro).
  • “Los castellanos son arrogantes, intolerantes y lo que es peor: no tienen ni una sola buena idea” (Uno de los gobernadores ingleses de Menorca durante el s. XVIII, en que estuvo en manos inglesas).
  • “El español es ignorante y supersticioso;…está falto de fe y de caridad. Es miserable y está agobiado por los impuestos: por consiguiente, es codicioso, egoísta, tramposo con el extranjero” “…si no nos mostrábamos encantados con este recibimiento, se nos miraría con malos ojos, como unos impertinentes o chismosos, o, por lo menos, seríamos considerados como unos dementes. ¡Desgraciado aquel que no se muestra satisfecho de todo en España! La más insignificante mueca que hiciera al encontrar miseria en las camas o escorpiones en la sopa, le procuraría el desprecio más profundo y levantaría una indignación universal” “Sin embargo, debo decir que he conocido en Mallorca a un sacerdote, el cual me dijo haber pasado siete años de su vida, la flor de su juventud, en las prisiones de la Inquisición, y que logró salir de ellas gracias a la protección de una dama que mostró vivo interés por él. Era un hombre en la plenitud de su vida, de ojos muy vivos y de carácter alegre, que no parecía echar mucho de menos el régimen del Santo Oficio” (“Un hiver á Majorque”, 1838, por George Sand, 1804-1876, novelista romántica parisina).
  • “¡Vivan las caenas!” (Grito de guerra de los absolutistas al abolirse “la Pepa”, la 1ª Constitución española).
  • “Largos años de tiranía habían corrompido el sentido moral de nuestro pueblo; la revolución sólo había servido para hacerlo más bullanguero, y ni una sola de las ideas democráticas que los oradores predicaban en los clubs, conseguía penetrar en aquella juventud que todavía era hija legítima y directa de la generación de Pan y Toros.
    Los que antes iban con gran fervor a las procesiones o eran cofrades del Rosario de la Aurora, asistían ahora a los clubs, cantaban a grito pelado en las calles los himnos en moda u organizaban las manifestaciones cívicas. He aquí toda la reforma que la revolución consiguió hacer en el pueblo español.”
    “…el pueblo no conocía ni aun de oídas el pudor político y cuando aún repetía el eco sus gritos de ¡viva la Constitución!  volvía la hoja rápidamente para pedir a gritos el triunfo del rey neto y la vuelta de los felices tiempos en que funcionaba la Inquisición, los jesuitas dirigían el gobierno y el amo de España mostraba el sobrehumano talento que le había dado Dios para presidir corridas de toros” (Año 1823 en “La Araña Negra”, 1892, de Vicente Blasco Ibañez, 1867-1928, escritor valenciano republicano).
  • “¡Ah! Los españoles!. Creame, somos mala gente, saga de perdidos y de holgazanes e incapaces de ser hombres y que sólo estamos bien cuando tenemos un amo, que, tras robarnos nos da de palos de los gordos…España está entregada a todos los diablos…” (Un exiliado afrancesado habla a otro carlista, s. XIX, en una novela de Vicente Blasco Ibáñez).
  • “En vez de reconocer el triste legado de desórdenes, de inmoralidades, de reacciones que nos ha dejado el pasado, atribuyen a los innovadores la responsabilidad de la nueva situación. El orgullo y los intereses de ciertas clases, su pretensión cuando creen ser las únicas en saber lo que conviene a la nación, impiden la regeneración de un país, más que la “ignorancia” de los pobres” (Carta de Marx a Engels sobre la situación de guerra civil -guerras carlistas- en el España).
  • “El estudiante culto, aunque quisiera ver las cosas dentro de la realidad e intentara adquirir una idea clara de su país y del papel que representaba en un mundo, no podía. La acción de la cultura europea en España era realmente restringida y localizada a cuestiones técnicas; los periódicos daban una idea incompleta de todo: la tendencia general era creer que lo grande de España podía ser pequeño fuera de ella, y al contrario, por una especie de mala fe internacional … España entera, y Madrid sobre todo, vivía en un ambiente de optimismo absurdo: todo lo español era lo mejor. Esta tendencia natural a la mentira, a la ilusión del país pobre que se aísla, contribuía al estancamiento” (“El árbol de la ciencia”, de Pio Baroja, 1872-1956, escritor y médico vasco).
  • “DON FRIOLERA: ¿Qué haría usted si le engañase su mujer, Cabo Alegría?
    EL CARABINERO: Mi teniente, matarla como manda Dios
    DON FRIOLERA: ¡Y después!..
    EL CARABINERO: ¡Después, pedir el traslado!” (“Los cuernos de Don Friolera”, Ramon del Valle Inclán).
  • “Nuestra Cruzada es la única lucha en la que los ricos que fueron a la guerra salieron más ricos” (Francisco Franco, 21 de agosto de 1942, dictador genocida).
  • “Mantened la unidad de las tierras de España” (Francisco Franco, dictador genocida españolista, en su Testamento).
  • “… la idea de que España es una, grande, antigua y gloriosa nación europea y que posee una sustancia espiritual y cultural que nos impregna y purifica a todos…” (Alejo Vidal-Quadras, alto cargo ultra del PP).

La holgazanería

  • “La ociosidad y holgazanería es vicio de españoles” (Restauración política de España, 1619, Padre Sancho de Moncada racista y ultraproteccionista).
  • “És proverbial nuestro pavor de raíz al trabajo, nuestra holgazanería y nuestra vieja idea de que “nada rebaja tanto al hombre como ganarse la comida en un oficio mecánico”, proverbial la miseria que vino después de nuestra edad de oro, proverbiales nuestros pobres de solemnidad y mendigos y nuestros vagos que se tiraban a tomar el sol y pasaban con la sopa de nuestros conventos” (Miguel de Unamuno sobre la los s. XVI-XVIII).
  • “El holgazán es mucho peor que el inútil, pues su manutención es un censo muy gravoso sobre el laborioso, y sus vicios una infección que corrompe al sano. Al mismo tiempo que falta gente en España, tambien sobra mucha, subiendo á algunos millones los individuos holgazanes, que comen pero no trabajan” “Estos Castellanos y Andaluces, con toda su holgazanería, son los que siembran casi todo el trigo que se come en el Reyno” “el dexo -dejadez- natural de la Nación y su repugnancia al trabajo” (motivo de la necesidad de cambios muy profundos para modernizar España). “Hemos de considerar primero, que el vicio de la pereza no es general en toda España; pues en Cataluña, Valencia, Galicia, Asturias y Vizcaya se aplica la gente bastante bien; y en segundo lugar las Provincias donde hoy mas reyna la ociosidad son las Castillas y Andalucía, y es donde mas florecia la industria doscientos años ha…” (‘Proyecto económico en que se proponen diversas providencias, dirigidas a promover los intereses de España’, 1754-1761, de Bernardo Ward, economista irlandés que viajó por Europa por encargo de Fernando VI de Borbón).
  • “Pueblo español, cuán digno eres de lástima! En los mismos bienes que la naturaleza te ha prodigado, encuentras la causa de tu eterna miseria, la belleza de tu país y sus riquezas naturales son justamente las causas de tu indolencia y de tu incuria, al igual que las minas de México y del Perú han nutrido tu orgullo y tus prejuicios. He aquí una opinión que, a primera vista, parecerá paradoja, es el lector quien debe meditar y se apreciará. Quién duda que España necesita una regeneración que no debe ser sino el resultado de una invasión extranjera, la única que puede reanimar en el corazón de los españoles (…) Sólo el rayo puede despertar estos espíritus de bronce” (“Historia de mi vida”, de Giacomo Casanova [Jacques Casanova de Seingalt], 1725-1798, aventurero veneciano, hablando proféticamente especialmente de la decadencia que ve en la ciudad de Valencia, 1769).
  • “Aquella revolución moría como mueren todas las formas de gobierno que no llegan a ser populares. Sólo la clase media había abierto sus ojos a la luz de la libertad. El pueblo, llevando todavía en su mente el recuerdo de los privilegios señoriales y de las rapiñas de la Iglesia, estaba tan ciego, que tomaba sus armas para defender la causa de los nobles y de los curas” “El más vergonzoso relajamiento se había apoderado  de nuestro pueblo, y, como si quisiera poner su adoración al nivel de su vileza, tributaba homenajes a los seres más abyectos” (Año 1823 en “La Araña Negra”, 1892, de Vicente Blasco Ibañez, 1867-1928, escritor valenciano republicano).
  • “Para Mallada, los españoles padecen cuatro defectos capitales: la fantasía, la pereza, la ignorancia y la rutina. El prototipo “quijotesco” es vigorosamente atacado” (“España: la quiebra de 1898”, 1986, de Manuel Tuñón de Lara, 1915-1997, historiador castellá).
  • “Una de las formas más típicas y chocantes de la bélica fanfarria española es, sin duda, el menosprecio por el esfuerzo modesto y continuado, por las tareas metódicas y oscuras” “La locura española, desde la conquista de América, radicaba esencialmente a intentar empresas imposibles para los recursos de que disponían. Esta desproporción entre la pretensión y lo posible es el rasgo de lo hoy llamado quijotismo español, la jactancia, la fanfarria de los españoles “. “El estilo es el hombre. El español, fanfarria de la vida real, suele ser también fanfarria de la literatura” (Carlos Octavio Bunge, 1875-1918, polígrafo argentino).
  • “España es un país de pretenciosos, de gente que quiere ganar dinero con el trabajo de los demás. No hay conciencia de trabajo inventivo, de la rentabilidad no usuaria” (Félix de Azúa, *1944, catedrático de Estética de la UAB, poeta, escritor barcelonés).

El imperialismo, el patrioterismo, el robo

  • “Castilla llega hasta donde llega mi caballo” (Isabel la Catòlica).
  • “Su Alteza, la lengua es el instrumento del Imperio” (Antonio de Nebrija, 1441-1522, humanista y gramático a Isabel I la Catòlica, al presentarle su “Gramática Castellana”, refiriéndose a la castellanización lingüística invasiva como herramienta del imperialismo castellano/español).
  • Según el sacerdote Bartolomé de Las Casas, el cacique amerindio de la Hispaniola, ahora Dominicana, Hatuey, mostró una cesta llena de oro y de joyas. Y dijo “este es el dios que los españoles adoran. Por esto ellos luchan y matan; por esto nos persiguen y es por eso qué tenemos que lanzarlos al mar” Ellos nos dicen, “que adoran a un dios de la paz y de la igualdad, pero usurpan nuestras tierras y nos hacen sus esclavos. Nos hablan de un alma inmortal y de sus recompensas y castigos eternos, pero roban nuestras pertenencias, seducen a nuestras mujeres, violan a nuestras hijas. Y como no pueden igualarnos en valor, estos cobardes se cubren con hierro que nuestras armas no pueden romper”
  • “Mientras (Don Diego de Simancas, alto consejero de la Inquisición durante Felipe II) vivió en la capital del mundo católico estuvo siempre más atento a los negocios de España que a otra cosa, y a sostener también en materias legales la opinión más violenta” (“El señor Inquisidor”, de Julio Caro Baroja, historiador y antropólogo).
  • “Y tocándome el dominio absoluto de les reinos de Aragón y Valencia se añade ahora el de justo derecho de conquista que dellos han hecho últimamente mis armas” (Felipe V en el Decreto de Nueva Planta del Consejo de Castilla, 29-6-1707).
  • “Los castellanos quieren quitarnos aún la memoria de nuestra antigua libertad: gente enemiga de todo género humano” (1763, Gregori Maians i Siscar, 1699-1781, erudito, historiador, lingüista y polígrafo valenciano).
  • “…mi ama, rancia e intransigente española por los cuatro costados, creía que las reglas y el buen gusto eran malísimas cosas sólo por ser extranjeras, y que para dar muestras de españolismo bastaba abrazarse, como a un lábaro santo, a los despropósitos de nuestros poetas calagurritanos” (“La Corte de Carlos IV” de Benito Pérez Galdós, 1843 – 1920, narrador y dramaturgo realista canario).
  • “Como en Mallorca…no tienen caballos, porque España, maternalmente, se apodera de sus potros para utilizarlos en su ejército, razón en virtud de la cual el mallorquín, para no ser considerado como tonto, no quiere trabajar para alimentar caballería del reino; como no cree conveniente tener una carretera, ni un solo camino practicable en toda su isla, puesto que el derecho de exportación está entregado al capricho de un Gobierno que no tiene tiempo de preocuparse por estas pequeñas cosas, el mallorquín vegetaba y no tenía otra cosa que hacer o que decir, sino rezar su rosario y remendar sus calzones, más averiados que los de Don Quijote…” (“Un hiver á Majorque”, 1838, per George Sand, 1804-1876, novel·lista romántica parisenca).
  • “…y más aún, haber sido los primeros en vencer a vuestro Napoleón, y expirar bajo los bastones de un puñado de bandidos mulatos. ¡Qué destino para nuestra España! No habría sido oportuno decirle que aquellos bandidos eran los hermanos de Washington y de Bolívar. Para él, se trataba sólo de unos vergonzosos bandoleros que no merecían siquiera garrote” (Discurso de un señorito andaluz a “La Femme et le pantin / La mujer y el pelele”, 1898, de Pierre Louÿs).
  • “España hizo América  como Dios hizo el mundo… América será española eternamente” (Emilio Castelar y Ripoll, 1832-1899, líder republicano español, sobre la guerra de Cuba).
  • “La evolución en España es lenta y el español comparte todavía el papel del Cid y los conquistadores de que la única manera digna de ganar dinero es robarlo o encontrarselo como tesoro. La búsqueda del tesoro constituye aún hoy en día una idiosincrasia general española (Los aristócratas de verdad no hacen nada)” (Hermann Alexander von Keyserling, 1880-1942, filósofo y científico alemán). España 3 país mundial que más gasta en loterías y juegos de azar por habitante.
  • “Qué le voy a dar a Cataluña? Se lo diré en dos palabras: Nunca nada” (Antonio Maura y Montaner, 1853-1925, 5 veces Presidente del Gobierno español y ancestro de la actriz Carmen Maura).
  • “Nosotros le temíamos y le despreciábamos al mismo tiempo (al maestro). El comprendía nuestro desamor por cuanto constituía sus efectos, y contestaba, instintivamente, odiando al pueblo y a todo lo que era vasco. Nos solía pegar con furia”  (“Las Inquietudes de Shanti Andia”, 1910, de Pio Baroja, 1872-1956, novelista y médico vasco de la generación del 98).
  • “EL TENIENTE ROVIROSA: ¡Evidente! Somos muchas sangres, pero prepondera la africana. Siempre nos han mirado con envidia otros pueblos, y hemos tenido lluvia de invasores. Pero todos, al cabo de llevar algún tiempo viviendo bajo este hermoso sol, acabaron por hacerse españoles.
    EL TENIENTE CARDONA: Lo que está ocurriendo actualmente con los ingleses de Gibraltar.
    EL TENIENTE CAMPERO: Y en Marruecos. Allí no se oye hablar más que árabe y español.
    EL TENIENTE CARDONA: ¿Tagalo, no?.
    EL TENIENTE CAMPERO: Algún moro del interior. Español es lo más que allí se habla” (“Los cuernos de Don Friolera”, Ramon del Valle Inclán).
  • “En España no ha habido nunca nación y la unidad se produjo por el fuego y por el hierro. La misma Cataluña no perdió su libertad sino por los intereses de los Habsburgos y los Borbones, es decir, por los Estados” (Julián Besteiro, líder del PSOE, Míting al teatre Bosc de Barcelona, el 22 de desembre de 1919).
  • “Si una mayoría de catalanes se empeñan en perturbar la ruta hispánica, habrá que plantearse la posibilidad de convertir esa tierra en colonia y trasladar allí los ejércitos del norte de Africa. Todo menos…, lo otro” (“La Conquista del Estado” del jefe fascista Ramiro Ledesma Ramos).
  • “Porque, no se le dé vueltas: España es una cosa hecha por Castilla, y hay, razones para ir sospechando que, en general, sólo cabezas castellanas tienen órganos adecuados para percibir el gran problema de la España integral” (José Ortega y Gasset, ideólogo españolista, España Invertebrada, 2a. ed., II,  Madrid 1936, pág. 775).
  • “No había bastante judíos en España cómo porque su persecución interesara la Falange en la medida que sí le interesaba la persecución de catalanes, vascos y de otras minorías regionales”. “El antisemitismo ocasional del régimen de Franco…no constituyó nunca una base doctrinal, como sí, en cambio, lo fueron el anticatalanismo, el antivasquismo y el antigalleguismo” (Herbert R. Southworth, al hablar del antisemitismo del fascismo español de preguerra).
  • “Yo no he sido nunca lo que llaman españolista ni patriotero. Pero ante estas cosas me indigno. Y si esas gentes van a descuartizar a España, prefiero a Franco” “Una persona de mi conocimiento asegura que es una ley de la historia de España la necesidad de bombardear Barcelona cada cincuenta años. El sistema de Felipe V era injusto y duro, pero sólido y cómodo. Ha valido para dos siglos” (Manuel Azaña, “Memorias”, President de la República Española).
  • “Hoy escribo esta nota tras la conquista de Cataluña en la que he participado. Y aquello de “la maté porque era mía” vale por lo sucedido” (El falangista madrileño Ernesto Jiménez Caballero, 1899-1988, ideólogo y político, en «Genio de España», pág. 226, 1939).
  • “El anticatalanismo alcanza belicoso alcanza en Castilla a todas las clases de la población. El núcleo de la catalanofobia no se encuentra solamente en la aristocracia castellana y en los generales, en el medio servil de los profesores y abogados” (A. Sieberer, autor austríaco, «España frente a Cataluña» , pág. 145, 1944).

La crueldad

  • “En Castilla es costumbre que el hombre que se aprovechase de hembra casada, tiene que ser quemado con ella misma. Y aunque esta costumbre sea cruel y desplace a nuestro Señor Dios….” (“Dotzè del Crestià”, 1385-1392, de Francesc Eiximenis, ca.1330-1409, monje franciscano catalán).
  • “…el dog español Berecillo, que devoraba a los indios de Santo Domingo y que tenía la paga de tres soldados!” (Chamfort [Nicholas-Sebastien Roch], 1741-1794, moralista ilustrado francès).
  • “pringaron: dieron tormento, quemándole con tocino derretido las heridas causadas por los azotes” (“El Lazarillo de Tormes”, nota aclaratoria).
  • “…se lee que un período relativamente corto de la actuación del inquisidor abjuraron más de veinte mil herejes del nefando crimen de herejía y más de mil obstinados fueron, por derecho, entregados al fuego y quemados”  (“El señor Inquisidor”, de Julio Caro Baroja, historiador i antropòleg).
  • “España es una nación un tanto cruel, tal y como lo demuestran sus corridas de toros y sus autos de fe (=Inquisición)” (Emmanuel Kant, desde 1724 hasta 1804, gran filósofo alemán).
  • “Ciento cuarenta y tres son los catalanes arcabuceados como perros, sin sentencia legal, sin formación de causa siquiera, sin haberles dado tiempo para despedirse de sus familias […]. Pero también son muchos centenares los que, juzgados por la misma legislación, han sido conducidos, unos a Filipinas, otros a Islas Canarias, otros a provincias del interior” (1851, Discurso del general Joan Prim i Prats, 1814-1870, político progresista asesinado en el Congreso de los Diputados).
  • “En su lecho de muerte el General Narváez dijo a su confesor (que intentaba salvar su alma exhortándolo a perdonar a sus enemigos): -No puedo – respondió el general- Los maté a todos” (Javier Cercas, periodista, sobre el General granadino Ramón María de Narváez y Campos, 1800–1868, “el Espadón de Loja” y “1er Duque de Valencia”, dictador ultra de Isabel II por el “Partido Moderado”).
  • “Será más gallardo que muera en la cárcel; además la tranquilidad de España bien vale la vida de un hombre” (1902, Segismundo Moret y Prendergast, 1833-1913, presidente del Gobierno español refieriéndose a Sabino Arana, 1865-1903, fundador del PNV).
  • “DON ESTRAFALARIO”: La crueldad española tiene toda la bárbara liturgia de los Autos de Fe. Es fría y antipática. Nada más lejos de la furia ciega de los elementos que Torquemada: Es una furia escolástica. Si nuestro teatro tuviese el temblor de las fiestas de toros, sería magnífico. Si hubiese sabido transportar esa violencia estética, sería un teatro heroico como la Ilíada. A falta de eso, tiene toda la antipatía de los códigos, desde la Constitución a la Gramática” “DON FRIOLERA: Yo mataré como el primero. ¡Friolera! Soy un militar español y no tengo derecho a filosofar como en Francia. ¡En el Cuerpo de Carabineros no hay maridos cabrones! ¡Friolera!” (“Los cuernos de Don Friolera”, Ramon del Valle Inclán).
  • “…Y por verte temida y honrada
    contentos tus hijos irán a la muerte.
    Y por verte temida y honrada
    contentos tus hijos irán a la muerte …”
    (Himno de la Infantería española).
  • “Transformaremos Madrid en un vergel, Bilbao en una gran fábrica y Barcelona en un inmenso solar” (General Queipo de Llano. Emisión radiofónica, 1936).
  • “No hay clase de seres humanos más crueles que una clase dominante amenazada, que se cree una élite natural desde el punto de vista histórico, económico y cultural, y que se siente desafiada por una masa obstinada que ya no reconoce los privilegios. La guerra no sólo fue una guerra civil, fue también una guerra colonial. Los jefes insurgentes sentían lo mismo que la minoría dominante (francesa) en Argelia antes de 1962, y que los dominadores blancos de Sudáfrica. La zona del Frente Popular era la zona colonial rebelde que debían reducir” (“La República y la guerra civil”, de Gabriel Jackson, * 1921, historiador, periodista e hispanista neoyorquino).
  • “Fusilaré a diez por cada uno de los nuestros que fusiléis, aunque tenga que sacarlos de la tumba. ¡Os vamos a despellejar vivos, canalla marxista!” (Queipo de Llano a través de Radio Sevilla).
  • “El historiador Reig Tapia recoge en su obra “La Cruzada de 1936”, Alianza Editorial (2006) nota 57, págs. 177-178)  que el diario norteamericano Chicago Tribune, de 28 de Agosto 1936, página 2, publicó la entrevista mantenida por el periodista Jay Allen con el General Franco, parte de cuyo diálogo fue:
    “-¿Entonces no hay tregua, no es posible algún compromiso?
    -No. No, decididamente, no. Nosotros estamos luchando por España. Ellos luchan contra España. Lo conseguiremos a cualquier precio.
    -Tendrá que matar a media España, dije. Giró su cabeza, sonrió y mirándome fijamente respondió:
    -He dicho que al precio que sea”. (Nótese que para Franco como para todos los de su especie, “España” significa estrictamente los intereses de la Oligarquía española).
  • “¡Que se jodan!” (Andrea Fabra, diputada del PP, hija de cacique de 5 generaciones en la Diputación de Castelló, al aprobarse recortes a los subsidios a los parados, condenado por corrupción).

Nacionalmente

  • “Entre otras cosas lo malo de los catalanes es que se niegan a hablar la lengua del Imperio” (Informe -sobre la situación en Catalunya- a Madrid de un enviado del Conde-Duque de Olivares, 1628, hallado por el historiador británico John Elliot en la Biblioteca de Catalunya el 1953).
  • “Yo conozco al monstruo porque viví en sus entrañas” (José Martí, 1853-1895, poeta e independentista cubano hijo de valencianos, asesinado por los españoles).
  • “No había los suficientes judíos a España como para que su persecución interesara la Falange en la medida que sí le interesaba la persecución de los catalanes, de los vascos y de otras minorías regionales”. “El antisemitismo ocasional del régimen de Franco…no constituyó nunca una base doctrinal, como sí, en cambio, lo fueron el anticatalanismo, el antivasquismo y el antigalleguismo” (Herbert R. Southworth, al hablar del antisemitismo del fescismo español de preguerra).
  • “¡Hay que decir español y no castellano! El español es la lengua de todos. Se ha transformado ya en la lengua de España […] Haré todo lo posible para evitar que se destruya la unidad nacional […] Porque Cataluña fue ocupada por Felipe IV, fue ocupada por Felipe V , que la venció, fue bombardeada por el general Espartero, que era un general revolucionario, y la ocupamos en 1939 y ya estamos dispuestos a ocuparla tantas veces como sea necesario y para ello estoy dispuesto a coger el fusil de nuevo. Por consiguiente, ya saben ustedes a que atenerse, y aquí tengo el mosquetón para volverlo a utilizar” (Manuel Fraga, 1967, ministro de Franco, responsable de la muerte de 6 jovenes obreros el 1976 y fundador del neofascista P.P.).
  • “Hay gente que no quiere que se escriba, se hable o se piense en catalán, son los mismos que no quieren que se hable, se escriba o se piense” (Antonio Fraguas de Pablo, “Forges” , *1942, humorista gráfico).
  • “Lo que pasa es que la oligarquía militar y económica castellana ya hace más de 25 años que no puede fusilar oficialmente a ningún catalán. Ettán de lo nelvios…!” (Frank Dubé, showman catalán).
  • “Esencialmente, las similitudes entre el fanatismo islamista y el fanatismo españolista son enormes. Sólo las formas los diferencian. El primero utiliza la violencia, el segundo se sirve del Estado “de derecho” para imponer leyes antidemocráticas, pero los dos exigen sometimiento religioso a un mismo dios. Los unos le llaman Alá, los otros España” (Víctor Alexandre, periodista catalán).
Anuncis

2 pensaments sobre ““La españa de siempre va como siempre”

  1. Retroenllaç: espanya (Recopilatori) | Braços Oberts

  2. Retroenllaç: Caracteriologia (Recopilatori) | Braços Oberts

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s