Propaganda subliminal racista española

PROPAGANDA SUBLIMINAL RACISTA A LAS TELEVISIONES ESPAÑOLAS

(Tácticas para el genocidio de la lengua y la estructura mental catalana)

Ser Diferent (02 – Massa Gregària, Control Social) 02

  • “La nueva estrategia militar (de los”imperios”) pasará por regular, controlar y manipular los medios de comunicación”. (Alvin Toffler, científico norteamericano de Prospectiva)
  • “La tiranía de un príncipe en una oligarquia no es tan peligrosa para el bienestar público como la apatía de un ciudadano en una democracia”. (Montesquieu).
  • “Razonar y convencer, qué difícil, largo y costoso! Sugestionar? Qué fácil, rápido y sencillo!” (Santiago Ramon y Cajal, premio Nobel de Filosofía y Medicina, 1852-1934).
  • La agencia de publicidad “Ruthrauff and Ryan” se enrogullecía del éxito obtenido al seguir el ejemplo de editores y directores de cine, y de los “best sellers”, y instruía a su personal porqué ajustaran sus redacciones según una denigrando pero inevitable realidad: “Después de todo, los hombres y mujeres de la masa se caracterizan por una increíble estrechez mental. Durante la niñez se sienten atraídos por las colorines vivos, el brillo y el ruido. Y en la edad adulta mantienen unas reacciones básicas sorprendentemente parecidos”. (Tomás López, “Aproximación a la telenovela”).

Ecòlegs per Manitú 01

Los média españoles utilizan sistemáticamente toda una serie de sofisticadas técnicas y tácticas de diseño, elaboradas por especialistas de márketing y comunicación, para los hitos políticos de la oligarquía y de su actual gestor, el PP.
Es necesario decir que estas tácticas exigen que el PP no haga ver que se implica directamente en nada, porque tiene que dar siempre un perfil «de centro». Las campañas racistas e intimidatries contra Catalunya, el trabajo sucio de manipular, intoxicar y promover odios atávicos es trabajo de los medios de comunicación. Mientras, el PP tiene que presentarse siempre repeinado y perdonando la vida con indulgencia, recogiendo los frutos maduros de las campañas de intoxicación bajo forma de votos (aprovechando que un 17% de la ciudadanía española se declara anticatalana en el sentido racista de odio o rechazo indiscriminado y por principio a todo lo que tenga que ver con Cataluña).
Son las dos caras de la misma moneda, como el policía «bueno» y el «nervioso» de los interrogatorios del tiempo de Franco.
Unos (Anson, COPE, ABC, Las Provincias…) son el puño de hierro, y se dedican a hacer safaris contra los catalanes en ejercicio y a dar fuelle a la catalanofobia más racial (en un país como España con tantos genocidios a las espaldas y tantos antisemitismos), presentando a catalanes o nacionalistas como monstruos o como Neanderthales empeñados en hablar lenguas extinguidas en cuevas paleolíticas. Mientras tanto, los otros (el PP supuestamente de centro), con guantes de seda, se presentan como magnánimos solidarios-equilibrados que, como miembros jóvenes y dinámicos de una moderna ONG, nos alargan generosamente la mano y nos perdonan la vida con la esperanza de hacernos “modernos” y “españoles” (que para ellos es lo mismo), si bien, de cuando cuando, para no perder la costumbre y hacer la gracia electoral a incondicionales de siempre, hacen como que oyen los média antisemitas/anticalanes- y, claro, si lo dicen “todos” es porque tienen razón-, y sueltan alguna atacándonos y despreciándonos “porque nos lo merecemos”).
A nosotros nos presentan como monstruos o como neandertales, por ej., un corto y inusual vistazo – todo lo que sea catalán es o ignorado o no suele ser tratado en las teles españolas sino como español, o es simplemente es deformado para hacerlo antipático- a un castillo humano catalán a las noticias de TVE1, con este comentario: “…para luego dejarse caer intentando no romperse la crisma”, sólo se les faltaba añadir: “en fin, como de costumbre, gilipolleces de catalinos-polacos, paciencia con estos soplapollas porque ahora somos demócratas!”, que era la continuación implícita de lo que habían presentado y de cómo lo habían presentado)
Como que no tienen ningún partido importante a su derecha, se llevan todos los votos: los de la derecha de siempre (que saben que es anticatalana a morir, como ellos) y los del centro (que han acabado tragándose que «los catalanes son muy malos»). «Too p’a ellos», como cuando “hacían las Américas”, con un genocidio de más de 100 millones de indios. Se conocen el camino del tesoro, que por alguna razón fueron «espada de infieles, martillo de herejes y forja de imperios».

  • “No hay problema judío, sino de la naturaleza humana. Un gobierno tiene que unir las pasiones de los gobernados y, como que las pasiones humanas más fuertes son más de odio que de amor, el Gobierno tiene que seguir la malicia de los gobernados y darles la razón. Vale más que odien y maten al judío que se subleven contra la autoridad” (De una película sobre los pogroms judíos a Rusia).
  • “No había lo suficiente judíos a España como porqué su persecución interesara la Falange en la medida que sí le interesaba la persecución de los catalanes, de los vascos y de otras minorías regionales”. “El antisemitismo ocasional del régimen de Franco…no constituyó nunca una base doctrinal, como sí, en cambio, lo fueron el anticatalanisme, el antivasquismo y el antigalleguismo”. (Herbert R. Southworth, al hablar del antisemitismo del fascismo español de preguerra).

Medios de comunicación y Manipulación Polí tica y Económica

Veamos ahora algunos ejemplos cotidianos de estas tácticas subliminales:
-En las comedias españolas («Manolo y compañía», Lina Morgan) los personajes son preferentemente castellano-andaluces de clase trabajadora o popular viviendo a Madrid (los castellanos son los prototipos, mientras que los andaluces son los más incultos y graciosos), o sea, elaborados prototipos de mayoría social a fin que gran parte de los televidentes se identifiquen directa o indirectamente y de darles así no sólo «ejemplos de normalidad» (ser madrileño, etc.) sino también frases hechas, bromas, tópicos, chistes, que después la gente pueda repetir ingenuamente (en castellano, evidentemente) en su vida cotidiana. En definitiva, aquello que en inglés se llama “patterns”, pero en versión, digamos, “only Spanish”. De esta manera, los diseñadores del genocidio cultural pretenden enviar la cultura viva, la cotidianeídad de las culturas no-castellanas, al museo paleontológico, un genocidio sólo cultural y psíquico-sin derramar tanta sangre como otras veces. O sea, una táctica cultural genocida administrada en pequeñas dosis, como hacía la Viuda Negra.
-La gente no habla de política, habla de fútbol, que suele tener un grande simbolismo nacional. De aquí el enorme interés de Madrid por controlar y manipular la información deportiva.
La información deportiva gestada en Madrid suele tratar de muy diferente manera según cuáles equipos, así, cuando hablan del Barça siempre resaltan todo aquello polémico y callan las vueltas que los árbitros lo perjudican. Cuando el Barça juega, suele haber algún “reportaje” al club más o menos modesto que espera “el milagro” para derrotar al “todopoderoso Barcelona” (a los modestos que se enfrentan a los equipos madrileños no les hacen estos reportajes). En cambio, del R. Madrid hablan casi siempre con un tono cálido, de proximidad, para hacerlo simpático. A menudo tienen el morro de entremezclar crónicas rosa del hijo de Raúl o de la novia de tal, cosa que no suelen hacer con ningún otro equipo. No en balde los programas deportivos suelen hacerlos seguidores del R.Madrid o del «Aleti», en «Prado del Reir». Pero también en empresas privadas de telefonía como ONO que saca titulares en Internet como esta perla: “Figo de nuevo insultado en tierras catalanas” (30·8·01) porque por la calle a Barcelona alguien le gritó algún insulto (como si esto pudiese ser nunca una noticia para un titular!!) o que, subliminalmente, en los anuncios de programación sacan una escena del Betis casualmente marcándole uno gol al Barça. El Barça juega contra el Olympique de Lyon: reportaje a las Noticias anochecer de la 2 estatal sobre René Ors, un hombre anciano y ciego fans del club francés. ¿Harían algo ni siquiera parecido nunca jamás con algún rival del R. Madrid? Seguro que no. Pero para ellos es preciso siempre de prestigiar cualquiera rival del Barça por conseguir subliminalmente que la gente corriente y moliente desee la derrota del Barça, “con el fin de” hacer antipático todo aquello catalino, y de hacer que la gente aborrezca todo aquello con olor a catalán: hacerle cerrar las orejas a todo razonamiento (prejuicio anticatalán o catalanofobia como antisemitismo español actual) y así mantener los catalanes como esclavos incomprendidos y fatalistas de la colonización española.
Otoño 2001: Las televisiones españolas han retransmitido 4 partidos del Madrid (el equipo del régimen) y 4 del Deportivo de A Coruña (el equipo gobernado por un PePero en una ciudad con alcalde PsoE muy anticatalán y muy amigo de Fraga), mientras que sólo han retransmitido uno del Barça (representante de Catalunya) y uno del Mallorca (gobernada por los opositores al PP). Y el comentarista de los partidos de la Champions del Barça en TV1 es Michel, exjugador del R. Madrid francamente antiBarça.
En las porras oficiales Madrid-Barça, ponen un jugador de cada equipo pero con el mensaje “subliminal” no demasiado sutil de poner una bandera española junto al jugador del Madrid…y ninguna bandera junto al jugador del Barça. Mensaje subliminal legible entre líneas si no estás tonto y eres gregario y obediente al poder: “España juega contra uno equipo que no se sabe ni qué es -catalino!- y que no tiene derecho a tener ni bandera y no nos sale de los cojones sacarle ninguna banderita separatista. Tienes que desear que gane el Madrid, España, pues tú eres español”. Viva la igualdad y la democracia “a la aPPaÑola”.
Por cierto, de árbitros de Primera División sólo había un catalán y hace poco ha abandonado al ver la olla podrida que se llevan los altos organismos del futbol español para favorecer descaradament al equipo del régimen. Y es que los árbitros, como dicen los capitostes del PP de los noticiarios, también tienen que ser “beligerantes”. Es decir: ni informadores ni árbitros deben ser imparciales -en tal caso recibirán y los harán la vida imposible y, cuando podrán, los joderán a la calle- sino “aPPaÑoles” hasta las cachas, y los jueces es necesario suponer que igual (rancia tradición aPPaÑola).
26-X-01: Partido de baloncesto R. Madrid-Barça retransmitido por Canal +: en el “resumen” con música del final sacan 6 u 8 cestas de los jugadores blancos y ni una del Barça: mensaje subliminal: “Los del R. Madrid son los mejores porque, pa que tenteres son aPPaÑoles, y ganan de calle y marcan, y los puntos del Barça no los sacamos porque no quieren ser aPPañoles y no nos sale de los huevos, que se jodan”. Aquello que no pueden decirlo con palabras, lo dicen con hechos y se hacen entender sin que directamente nadie ose acusarlos de nada en concreto, es el doble juego y doble moral de la propaganda subliminal: luz de gas.

Propaganda subliminal racista española

Cuando juega la Selesión, la cosa está muy cuidada y es aún más sistemática: las banderas españolas son repetidamente resaltadas, “en una clima de alegría” y entusiasmo sano y deportivo.
-Los presentadores (que hablan en castellano exclusivamente, of course) suelen tener un tono de voz especialmente vibrante, que exuda una seguridad no insultante pero sí exclusivista (un nacionalismo excluyente: el español) -por su gran claridad y tono relamido implícitamente despreciativo de cualquiera otra lengua que no sea la que están usando en aquel momento, casualmente el castellano. No olvidemos que Franco tenía sociolingüistas para mejor planificar el completo genocidio lingüístico contra las lenguas no castellanas. O el dictado del Consejo de Castilla de cuando Felip V a los Corregidores de Cataluña sobre la imposición del castellano (“que se procure el efecto sin que se note el cuidado”). Si esto lo hacían en aquella época, ¡qué no serán capaces de hacer, subliminalmente, en la actualidad!. Como ejemplo un botón: una entrevista a TVE a una mujer que acoge en su casa a un jóven francés que venía a Barcelona para una reunión de Taizé: “Sí, claro, nos podemos entender gracias a que hablamos castellano” (resumen de toda la información posible del tal encuentro religioso, habría que añadir con tono imperativo-aznariano!)
-El folclore queda monopolizado por el pseudoflamenco (una versión lolailera comercial bastarda del auténtico flamenco, en la que priman las facetas más individualistas, agresivas y histéricas sobre el “canto hondo” y todo aquello más lírico y poético), “elevado” (secuestrado) oficialmente desde su origen puramente andaluz a una clase de folclore oficial español. El 90% del folclore que sacan las TV españolas (también las valencianas) es pseudoflamenco. Casi el 10% restante se lo reparten “jotas” y schotis madrileños. El folclore vasco o catalán (o valenciano, o mallorquín…) no aparece ni por casualidad: “El peor desprecio es no hacer aprecio”. “Castilla…que desprecia cuanto ignora…”(Machado). No aparecen canciones en catalán, vasco, gallego, etc. ni por casualidad, pueden pasar años y años antes de oir una, aun cuando también pagamos impuestos y somos ciudadanos españoles.Oficialmente no existimos: es el total “apartheid” cultural. Es necesario que los partidos democráticos denuncien este “apartheid”, que no callen más y que exijan su total disolución.
-En los concursos, las preguntas de geografía, historia, etc. suelen referirse casi sistemáticamente a poblaciones y hechos de la España más profunda, preferentemente de la Meseta. «Pueblos recios y buenos españoles». La periferia casi ni aparecemos, debemos ser «no normales». El mensaje inconsciente que transmiten es: «los periféricos (nacionalistas y malos appañoles) no son gente culta y normal y por eso ni los sacamos, lo normal se ser de Cáceres y español hasta las cachas». O sea: «Sé culto, sé español. Sé normal, sé español. Sé solidario, sé español. Sé ciudadano del mundo, sé español» y «No españoles, a la basura (sean negros, moros o catalanes)». «Hay que sé appaÑol, que é güenoooo!».
-Etc. etc.
Como decía aquel analfabeto, todo convencido, que una vez sacaron por TV3: «Tooh tendrían k’hablah appañó. Tor mundo tendría que sé Appaña. Tor mundo p’Appaña». Viéndolo, uno comprende todos los genocidios del Imperio español y todas sus «eñes». En el fondo, este es el retrato robot del fondo ideológico, cultural y vital del españolismo. Absolutamente brutal pero con tácticas muy sutiles y refinadas. Fascismo moderno, subliminal y tecnológico sobre panderetas antiguas y entrañables.

“Hermanos, la vida se nos va,
despacio nos la toman,
si hoy nos abren la mano
es porque tienen otras cadenas”.
(Joan Bta. Humet).

Propaganda subliminal racista española

Tal y como explicaba Hitler, que es de dónde “ellos”, los ansónicos, en definitiva, han aprendido:

  • “Cualquiera acción de propaganda tiene que ser necesariamente popular y adaptar su nivel intelectual a la capacidad respectiva del más limitado de los destinatarios naturales de ésta. Por lo tanto, el grado intelectual de ésta propaganda tendrá que ser más bajo cuánto mayor sea el conjunto de la masa humana que quieran alcanzar. Pero cuando te afanas por atraerte a toda una nación, como exigen las circunstancias…no podrás ser nunca lo suficiente prudente a la hora de mirar para que las formas intelectuales sean simples en grado máximo.” “La capacidad de la grande masa es sumamente limitada y también su facultad de comprensión, y enorme su falta de memoria. Por lo tanto, toda propaganda eficaz tiene que concretarse en muy pocos puntos y saberlos explotar como apotegmas hasta que el último hijo del pueblo pueda formarse una idea de lo que queremos…” (Mein Kampf, Adolf Hitler, dictador terrorista, pero genial propagandista, 1889-1945).
  • “…la visión del mundo, inventada por el Partido (por el nacionalismo de la razón de Estado) se ganaba con gran éxito la gente incapaz de comprenderla. Hacía aceptar las violaciones más patentes de la realidad porque nadie llegaba a comprender la enormidad que les era exigida, ni se interesaba lo suficiente por la cosa pública como para darse cuenta de lo que acontecía.” (“1984”, novela futurista de George Orwell sobre las posibilidades de control y explotación psíquica de la población en un Estado “tecno fascista”, como el español o el francés, escrita durante la Guerra Fría – 1948 – contra los 3 “grandes estilos” de grandes potencias: el nazi, el comunista y el capitalista, los 3 igualmente temibles).

Estimados conciudadanos que nos saludamos con un «Bon dia!»: nos están llevando a las cámaras de gas. Estas cámaras de gas son los mass media españoles.
LA BRUNETE MEDIÁTICA: LA PRENSA DEL PODER QUE HACE DE LA CALUMNIA UN ARTE CANÍBAL

Ser Diferent (02 - Massa Gregària, Control Social) 01

— ENLACE RELACIONADO —

5 pensaments sobre “Propaganda subliminal racista española

  1. Retroenllaç: Psicologia (Recopilatori) | Braços Oberts

  2. Retroenllaç: espanya (Recopilatori) | Braços Oberts

  3. Retroenllaç: Política (Recopilatori) | Braços Oberts

  4. Retroenllaç: Societat (Recopilatori) | Braços Oberts

  5. Retroenllaç: Marketing i Mass Media (Recopilatori) | Braços Oberts

Deixa un comentari

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.